La forma correcta de limpiar el inodoro

White toilet cleaning wearing gloves using a toothbrush or sponge scrubbie

Asear el inodoro es una de las tareas que a nadie le gusta realizar, pero es de gran importancia que se mantenga lo más limpio posible. La frecuencia de la limpieza depende de la cantidad de personas que lo compartan, el número recomendado serían dos veces por semana.

A pesar de la gran cantidad de bacterias que se encuentran en los inodoros, estas no son capaces de desarrollar infecciones, ya que son dérmicas y no son capaces de crear ningún riesgo grave para las personas.

Ver más: Enfermedades que puede transmitir un cepillo de dientes

Sin embargo, esto no significa que nunca te enfermarás en un baño sucio, debido que se puede transferir bacterias patógenas (enterobacterias, e-coli, micrococos, corynebacterias, estreptococos y psedumonas) que pasan por el tracto alimenticio ocasionando enfermedades.

Enfermedades. Las más comunes tienden a ser: infecciones urinarias, respiratorias o gastrointestinales. La mejor forma para evitarlas es tirar la cadena con la tapa del inodoro abajo y lavarse muy bien las manos al salir del baño.

Usualmente cuando se limpia la taza nos enfocamos en el interior ya que es donde más se ensucia, pero en realidad es el lugar donde menos bacterias se acumulan, debido que se eliminan con el agua.

Publicidad

El riesgo es donde la piel entra en contacto con el inodoro, debido que de esta forma se transmiten muchas bacterias. El principal objetivo de limpieza debe ser en la tapa y el pulsador, para ello se debe utilizar guantes, un limpiador de váter, un cepillo de dientes, un limpiador en spray, una escobilla y papel de cocina.

Lo primero que debes hacer antes de limpiar el inodoro es colocarte los guantes para prevenir alergias en la piel por los productos. Luego vaporiza toda la taza, haz hincapié en la tapa. Después aplica un limpiador de retrete en el lugar donde sale el agua.

Baja la tapa del inodoro y con ayuda de un papel de cocina retira todo el producto que aplicaste en el lugar. Toma el cepillo de diente y pásalo por las zonas más inaccesibles como la separación entre el piso, los tornillos, entre otros.

Toma la escobilla y pásala muy bien en el interior de la taza, deben ser en forma circular de arriba abajo. Cuando esté listo tira la cadena y deja correr el agua para limpiar bien la escobilla y se deja secar.

Por Yessica Mardelli

Publicidad

Imagen: iStock