Realidades y mitos de masticar chicle

A pesar de sus muchos inconvenientes para la salud bucal, masticar chicles tiene varios factores positivos; es un hábito que se relaciona con la estimulación de la memoria, el estrés y hasta te ayuda a bajar de peso.

Sin embargo, como todo lo bueno tiene su parte mala y aquí te mostramos los beneficios e inconvenientes que produce mascar chicle.

Ver más: Masticar chicle en exceso produce gastritis y diabetes

Lo bueno

  • Reduce la acidez en la boca: Al mascar un chicle éste aumenta al doble el flujo de saliva, esto es esencial porque las enzimas neutralizan el ácido de alimentos y bebidas. El doctor Peter Alldritt explica que “el chicle neutraliza el ácido bucal en unos 20 o 30 minutos, cuando normalmente eso lleva cerca de una hora”
  • Elimina las bacterias bucales: Un estudio realizado en la Universidad de Groningen reveló que al mascar chicle, se reduce el número de bacterias responsables de las caries. Los científicos comprobaron que un chicle podría atrapar hasta 100 millones de microbios. Sin embargo, los investigadores revelaron que 30 segundos después de masticar el chicle, éste pierde las propiedades adhesivas lo que sería un problema porque a partir de ese momento se recogería menos bacterias.

  • Reduce las caries: El xilitol es un edulcorante que contienen algunos chicles sin azúcar, ayudando a reducir las caries. “El xilitol inhibe el crecimiento de Streptococcus mutans, la principal bacteria causante de caries”, dice el profesor Jason Tanzer, de la división de medicina bucal de la Universidad de Connecticut
  • Suprime el apetito: Un estudio en la Universidad Estatal de Louisiana reveló que las personas que mastican chicle tres veces por hora después de almorzar, consumen menos snacks con altas calorías. Paula Geiselman, del Centro Pennington de Investigación Biomédica, explica que esta saciedad es a causa de “la sensación agradable que produce un alimento que disminuye al comerlo poco después, al igual que el antojo por él”.
  • Reduce el estrés: Un estudio realizado en Australia en el 2008 reveló que las personas que mascan chicle sin azúcar redujeron la ansiedad en más del 17% en situaciones estresantes. Esto podría deberse al mayor flujo de sangre al cerebro”, dice Andrew Scholey, autor del estudio.

Publicidad

Lo malo

  • Reducción de peso peligrosa: Algunos chicles sin azúcar contienen sorbitol, este puede ocasionar gases, acidez, dolor estomacal, irritación intestinal y diarrea crónica. Muchas personas que desean adelgazar mascan chicle para “calmar” el hambre, pero no se dan cuenta que están tomando laxantes.
  • Hábito desagradable: La australiana experta en reglas de etiqueta, Lucinda Holdforth, explica que mascar chicle en público no es muestra de buenos modales.
  • Dolor mandibular: Michael Benninger, presidente del Instituto de Cabeza y Cuello de la Clínica Cleveland, advierte que mascar chicle fuerza las articulaciones témporo-mandibulares, y si éstas se llegan a desgastar, el cierre de la boca se alteraría.

Tomado de Eme de Mujer USA