¿CÓMO CAMBIAR EL PAÑAL A UN BEBÉ?

¡El cambio es una parte importante del cuidado diario del bebé!

No hace falta decir que un pañal nuevo y limpio es sinónimo de comodidad y esto le proporciona al bebé una piel que respira.

La piel del bebé es particularmente sensible, por lo que, tendrás mucho cuidado.

La primera vez que cambiamos al bebé, siempre es un poco difícil, ¡es un gesto que requiere aprendizaje!

Es necesario cerrar el pañal, colocarlo bien y, sobre todo, manejar al bebé con mucha suavidad.

¡A fuerza de entrenamiento se convierte en casi una rutina más!

Entonces, ¿cómo te conviertes en un cambiador de pañales profesional?

PRIMER PASO: IDENTIFICAR CUANDO HAY QUE CAMBIAR AL BEBÉ

Algunos bebés dan la voz de alarma para que sus padres que es la hora de cambiar el pañal.  Un pequeño llanto, lágrimas y enfado te pondrán en alerta.

Mientras que otros, un poco más difíciles, te harán pasar un mal rato y no dejarán que te enteres de nada.

Esto es precisamente lo que sucede en la mayoría de los bebés, su pañal sucio no les molesta más que eso…

¡Depende sobre todo de tus propios medios para detectar cuándo está lleno el pañal para evitar que el bebé tenga las nalgas irritadas!

Este tipo de cosas generalmente se identifica por el olfato o por el tacto …

PASO DOS: RETIRA EL PAÑAL

Separa el pañal quitando los adhesivos laterales.

Te mucho cuidado cuando manejes el pañal, si te descuidas tendrás que volver a pintar los muros.

Por un lado, no los hagas de forma rapida y agresiva, por una parte el bebé es todavía muy frágil, y por otro lado, no te ensucies haciendo un gesto demasiado brusco.

Intenta favorecer los movimientos suaves y lentos.

Sujeta suavemente los tobillos de tu pequeño para levantar las nalgas y la espalda, dobla el pañal hacia abajo para que pueda colocar al bebé en la superficie del pañal que no se ha ensuciado.

TERCER PASO: LIMPIAR A LOS BEBÉS

La higiene del bebé durante el cambio es necesario, esencial y, sobre todo, muy importante.

La orina y las heces están llenas de bacterias, por lo tanto, ¡no está permitido cambiar al bebé sin limpiar sus pequeñas nalgas!

Toma algunas toallitas y limpia suavemente la entrepierna sin olvidar nada.

¡Limpia bien hasta el ombligo para una limpieza máxima!

PASO CUATRO: NUEVO PAÑAL

Agarra los pies de tu bebé para levantar la espalda, retira el pañal sucio y colocalo en un contenedor adecuado.

Toma un pañal limpio y colocalo debajo del trasero del bebé.

Coloca la parte delantera del pañal sobre el vientre del bebé, asegurándote de que la parte trasera esté colocada correctamente debajo de las nalgas.

Luego, vuelve a colocar en la parte delantera los adhesivos que se colocan a los lados de la capa.

¡Asegura bien los agarres y viste tu pequeño querubín!

Cambiar al bebé puede parecer desconcertante al principio para los nuevos padres.

¡No te asustes, seguramente lo harás genial!

Autor entrada: Inés Garcia Gomez