Como bañar a tu bebe de 1 mes

El bebé acaba de llegar y tendrás que adoptar nuevos hábitos con él.

Uno de los primeros rituales es el del baño del bebé.

Este es un momento de intensa complicidad, el baño es un gesto diario que permite mantener el vínculo con tu hijo.

Sin embargo, asegúrate de seguir algunas instrucciones de seguridad …

 

MEDIDAS DE SEGURIDAD QUE DEBE TOMAR PARA EL BAÑO DEL BEBÉ

Para pasar un buen rato sin estrés ni sorpresas desagradables, recuerda, tienes preparar todo el equipo necesario de antemano.

La bañera de bebé o/y la tumbona de plástico, el jabón suave especial para bebés, su pequeña esponja o guante de baño, los juguetes de baño, el termómetro para medir la temperatura y la bata de baño tienen que estar a tu alcance.

Esta es la mejor forma para poder centrar toda tu atención en tu pequeñín de 1 mes.

Por supuesto, nunca dejes a tu bebé solo en la bañera por ningún motivo y bajo ninguna circunstancia.

Para que tu bebé se sienta bien el agua tiene que estar a 37 ° C. Utiliza un termómetro de baño con forma de juguete. La bañera para bebés no debe exceder los 37 ° C ni tampoco estar muy por debajo de esta temperatura.

Para la temperatura ambiente del baño, se recomienda que este como mínimo a 20 ° C.

 

¿CÓMO LAVAR AL BEBÉ?

Todo está listo, la temperatura es ideal, ya puedes puedes centrarte en lo realmente importante remojar al bebé en su baño.

Habla con él con naturalidad, sonríe y salpica su cuerpecito. Cuando el bebé esté mojado tienes que aplicar el jabón para bebés, hacia arriba y hacia abajo. No dudes en mojarle la cabeza porque tu bebé de un mes tiende a sudar mucho…

Al principio es muy aconsejable lavar el guante de baño para bebés después de cada baño. Para enjuagarlo sostén al bebé por las nalgas y por el cuello o utiliza una tumbona de baño adaptada para su talla. Asegúrate de enjuagarlo bien y dejar que disfrute de su baño …

Cuando tu pequeño tesoro de un mes esté bien limpio, sácalo del baño y cúbrelo rápidamente con una toalla de baño para que no se resfríe. Empieza secando la cabeza y el pelo y luego pasa a secar suavemente su cuerpecito.

¡Ya puedes ponerle su ropa!

Autor entrada: Inés Garcia Gomez