La solución para las grietas en los pezones

Si estás dando de mamar a tu bebé por medio de la lactancia materna, comúnmente llamado dar el pecho, es posible que te haga falta algún producto para cuidar tus pezones.

Dar el pecho no tiene por qué estar relacionado con el dolor. Las grietas en los pezones son, sencillamente, una manifestación de que nuestra postura no es la correcta.

No todas las mujeres que dan de mamar padecen los primeros meses de la lactancia las dolorosas grietas, en numerosas ocasiones me han comentado “He tenido que dar de mamar con una toalla en la boca a causa del dolor, me sangraban los pezones”. Tenemos que rechazar que la lactancia, por fuerza, tiene que ser dolorosa.

Debemos confiar en nuestro cuerpo y en la capacidad de la naturaleza para, como mamíferos que somos, poder alimentar a nuestros hijos de la forma más natural.

¿Tendría que preparar mis pezones para estar segura de no tener grietas?

Esta idea sería tan absurda como prepara los pies para andar o prepara los oídos para escuchar. Nuestros pechos están preparados, por la propia naturaleza, para poder amamantar a nuestro bebé.

En otro tiempo, las matronas, siempre recomendaban métodos para preparar los pechos para el momento de amamantar, estimular los pezones, masajear los pechos, aplicar cremas especiales para prevenir grietas…

Todo esto no es, en absoluto, necesario. Lo único que necesitas es saber que puedes hacerlo sin problemas, tener el apoyo de tu entorno, informarte lo máximo por todos los medios a tu alcance y adoptar una buena postura desde el comienzo.

Si ya me han salido estas grietas ¿qué puedo hacer?

Las grietas son un tipo de heridas muy molestas y dolorosas en el pezón. Como ya he comentado estas tienen lugar debido a las malas posturas a la hora de amamantar a nuestro bebé, sin embargo, también pueden salir porque el bebé no abre bien la boca y por lo tanto se agarra mal al pecho.

Si hemos tenido este tipo de problemas durante la lactancia de nuestro bebe lo más importante es curar cuanto antes las heridas para evitar lo máximo posible el dolor. El mejor producto que puedo recomendar y que por lo que han comentado funciona muy bien, son los mugroneres. Estas areolas de cera de abeja son un producto ecológico que ayuda a cicatrizar las grietas.

¿Cómo trabajan en el pezón agrietado e irritado?

Los mugroneres tienen un efecto hidratante y analgésico en pezón agrietado o dañado, la cera de abeja ecológica ayuda a lograr este alivio que tanto necesitamos. Su papel es la de retener las trazas de leche y de saliva de nuestro bebé y junto a la cera de abeja crear un recubrimiento protector que va a cicatrizar y curar nuestro pezón irritado.

Si guardamos las areolas en la nevera podremos conseguir un efecto aún mas calmante. No hay límite de uso para estas pezoneras, nunca van a perder sus efectos benéficos.

Para los pezones mas estropeados y agrietados se pueden poner con aceite de oliva, esto ayudará a conseguir un efecto mas potente en menos tiempo.

¿Cuándo y cómo me las tengo que poner?

Las areolas mamarias se deben poner entre toma y toma, como ya hemos comentado anteriormente estas pezoneras van a mezclar la saliva del bebé y los restos de leche con la cera de abeja ecológica por lo que no es necesario limpiarnos el pezón después de la toma. Se pueden utilizar a diario si se quiere, pero no es aconsejable mas de una hora seguida después de la toma ya que esto podría ablandar nuestro pezón y hacerlo aún más sensible.

El tamaño de estas areolas suele ser necesario para cubrir todo el pezón, tenemos que colocarlas, evidentemente, en la parte de piel dañada, después, en el caso de utilizarlo, nos pondremos el disco empapador, para finalizar nos pondremos el sujetador con normalidad.

Cada día son mas las mujeres que utilizan este producto para curar sus pezones agrietados o irritados, el alivio suele ser muy rápido y es por esto por lo que es un producto tan recomendado. Este producto ayuda a que las madres que lo decidan puedan dar el pecho normalmente y no se vean obligadas a renunciar a causa del dolor.

Yo he conocido este producto gracias a mi matrona que me lo aconsejo después de aplicarme por mi misma varias cremas y remedios, que no solo no ayudaron a cicatrizar, sino que al final se hizo mas grande. Gracias a los mugroneres en unos cuantos días tanto la herida como el dolor desaparecieron.

Autor entrada: Inés Garcia Gomez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *