Mi bebe tiene miedo al baño ¿Que puedo hacer?

Todos los manuales y revistas de cuidado infantil afirman que bañarse es un momento de unión y relajación para la madre y el bebé.

Desafortunadamente, a veces el placer no es tal. Si tu bebé tiene miedo al baño te damos algunos consejos para mejorar esta incomoda situación.

 

BEBÉ QUE TEME AL BAÑO: CÓMO LO DEMUESTRA

Los signos más visibles de ansiedad son generalmente el llanto, los gritos o la inquietud.

La incomodidad del bebé también puede expresarse por músculos tensos y contraídos.  O simplemente se traduzca en una simple preocupación en sus ojos.

Por lo tanto, es importante observar las reacciones del bebé en el momento del baño para reaccionar de inmediato y ayudarlo a relajarse.

Esto disminuirá el riesgo de que se ancle en una mala experiencia que se repetirá a cada baño.

Ademas, así podrás evitar la sensación de impotencia ante estas manifestaciones.

ESTABLECER CONFIANZA

Dar el baño es en realidad una serie de secuencias sensoriales y emocionales para la mamá y su pequeño.

Para que este momento sea agradable, elije un momento en que estés tu misma relajado y con buena actitud.

Esto te ayudará a adaptarte mejor a las necesidades del bebé.

No se trata de aplicar una técnica especifica y muy compleja, sino de establecer un clima de confianza y bienestar entre él y tu.

La mejor forma de lograrlo es preguntándose sobre tus propias acciones y tu forma de proceder.

Tus gestos deben ser precisos y firmes, ya que en otro caso el bebe sentirá tu inquietud.

Si te sientes incómodo, es mejor adoptar naturalmente la tumbona de baño para bebes.

Esto dejará tus manos libres para cuidar a de tu bebé sin comunicarle tu estrés.

 

RESPETA SUS ESTÍMULOS CORPORALES

La solución será mantener la temperatura de la habitación en la que lo desnudas, lo bañas y lo vuelves a vestir.

La temperatura correcta es entre 22 ° C y 24 ° C, evitando cualquier corriente de aire.

Si el bebé parece aprensivo, no dudes en distraerlo cantando canciones infantiles o presentando su juguete favorito para calmarlo.

 

El contacto del agua es otro momento importante.

De nuevo, será necesario cuidar la temperatura del agua.

Debe estar a 37 ° C, que es la temperatura normal para el cuerpo humano.

Si el bebé aún muestra miedo, probablemente sea porque tiene malos recuerdos de una experiencia previa.

En este caso, tendrás que tranquilizarlo hablando con él con calma y dulzura.

 

Al establecer un vínculo de confianza con el bebé y respetar sus sentimientos corporales, sin duda tendrás la alegría de poder disfrutar este momento de plenitud y de unión.

Autor entrada: Inés Garcia Gomez